La sal, buena o mala para la circulación

Ahora que parece que han pasado los temporales de nieve y las temperaturas gélidas de muchas regiones de la Piel de Toro (Península) y con la llegada de la Primavera y el buen tiempo, muchos aprovechan para hacer limpieza a conciencia en el automóvil. El tiempo invita a ello. La sorpresa llega cuando nos agachamos y miramos los bajos o ciertas zonas de pintura que hace pocos meses estaban perfectas y ahora están considerablemente deterioradas u oxidadas. Todo esto es debido a la sal que se vierte en las carreteras para prevenir la formación de hielo y evitar los posibles accidentes que pudieran producirse por culpa del mismo, ya que la congelación del agua pasa a ser a -5ºC.

1La sal no es un elemento inocuo, tiene un fuerte efecto sobre el medio ambiente causando la muerte de seres vivos (plantas), la salinización del agua subterránea y afectando a todo el ecosistema.

En zonas urbanizadas, la sal descompone el mortero que se usa para sujetar las losetas y el hormigón. En el asfalto, descompone la última capa, la imprimación bituminosa, eso que parece betún negro, lo que favorece el deterioro del asfalto y la aparición de baches y grietas.

En los vehículos y maquinaría daña las carrocerías y cualquier metal expuesto. En las zonas pintadas se puede ver como se queda blanquecino y no se quita aunque se lave.

¿Qué otras soluciones hay para evitar la formación de hielo?

Mezclar la sal con gravilla, haciéndola menos agresiva y produce más agarre en caso de no derretir todo el hielo.

Salmuera, sal disuelta en agua, no es tan agresiva, se mezcla con arena para aumentar el agarre y evita deslizamientos de las ruedas. O diferentes mezclas como sal con cloruro potásico o salmuera con cloruro cálcico.

2719554Urea, muy utilizada en los aeropuertos porque a diferencia de la sal, no produce corrosión, pero que debido a su alto poder nutritivo para la tierra termina matando la vida vegetal de la zona.

Y la que parece mejor alternativa, el acetato de calcio-magnesio, que se usa como base para los anticongelantes libres de cloro e inocuo para la naturaleza y el pavimento.

El problema de todas estas soluciones es su alto coste económico, siendo ahora mismo de casi 20 veces superior en el caso del acetato de calcio-magnesio.

En Austria se está probando la Melaza, si, el líquido residual después de moler caña de azúcar. En EEUU también se está probando un producto hecho a base de zumo de remolacha llamado Geomelt.

Entonces ¿qué se puede hacer?

Existen otro tipo de soluciones, solo que hay que trabajar, y tener planificación, algo que a veces parece no existir en ciertas zonas.

1328194830498 Las vías que normalmente están afectadas por la nieve y hielo, se puede usar un asfalto más rugoso para mejorar el agarre, está demostrado que disminuye el efecto de la nieve y hielo en superficies rugosas.

Planificar según las previsiones meteorológicas, si se sabe que después de nevar va a llover, gran cantidad de esa nieve se derretirá rápidamente con la lluvia, favoreciendo el uso de una menor cantidad de sal. O en otros casos, cuando no hay previsión de nieve, nos encontramos con las carreteras blanquecinas, es correcto que a veces se hace por bajas temperaturas para prevenir la formación de placas de hielo, pero ese hielo no se forma en toda la vía, sino en puntos concretos, y sin embargo nos encontramos kilómetros blancos de sal.

Mientras se inventan otras soluciones, solo nos queda, lavar el coche a conciencia si no queremos un rápido deterioro del mismo.

Post Relacionados

Deja tu Comentario

Facebook IconTwitter Icon
Facebook IconTwitter Icon